Antipánicos

Los cierres antipánicos instalados en las puertas, generalmente en puertas de emergencia, se caracterizan por el movimiento de su mecanismo de apertura que se realiza empujando simplemente la barra longitudinal que hay en la puerta ya sea con la mano o con la presión del propio cuerpo en caso de una aglomeración.

Estos cierres antipánicos tienen dos versiones principales: con un punto de cierre lateral o con varios puntos de cierre que pueden ser superior e inferior o un punto de cierre lateral, superior e inferior.

Dentro de estas dos versiones hay distintas soluciones según las necesidades como son, sin ningún mecanismo por la parte exterior, con cilindro donde la puerta solo puede abrirse exteriormente con la llave o con manilla y cilindro donde la puerta puede abrirse con la manilla o con el cilindro por el exterior.